EsDiari.com

El PP acusa al Consell de malgastar el dinero público

La portavoz del Grupo Popular en el Consell Insular de Menorca, Salomé Cabrera, y la consellera Pilar Pons, han comparecido hoy en rueda de prensa para hacer una valoración de los Presupuestos del Consell Insular de Menorca para 2018.

El Grupo Popular ha presentado una enmienda a la totalidad del proyecto de Presupuestos al considerar que, a pesar de contar con el importe más elevado de la historia de la institución insular, no supone un impulso económico para la isla, ni refleja un trabajo de equipo con un proyecto claro que pueda garantizar un futuro ilusionador para Menorca.

La portavoz del Grupo Popular ha vuelto a reiterar la falta de iniciativa, proyecto y liderazgo de un equipo de gobierno que no ha conseguido ninguna mejora para Menorca y que vive de rentas, precisamente de decisiones y trabajos realizados en el manato anterior.

Cabrera ha criticado también la falta de criterio y posicionamiento entorno a los grandes temas como son el alquiler turístico, la ley urbanística, los lodos de Ferreries, el reparto de la Ecotasa, el traspaso de Promoción turística, etc. Un hecho que repercute negativamente en la estabilidad social y económica de Menorca. Lamenta también la falta de proyecto en política territorial, turística, o económica, limitándose a derogar, suspender o denegar. Lo último el desistimiento de la regulación de los estacionamientos en playas vírgenes, la derogación de la NTT sin alternativa o la zonificación que las zonas aptas.

Tal como ha manifestado Pilar Pons, los Presupuestos para 2018 no suponen ninguna novedad que pueda tener una repercusión positiva para los ciudadanos de Menorca”. Priorizan el aumento estructural del Consell de Menorca, recorta programas especialmente sensibles, y aumenta la opacidad de algunas partidas, como por ejemplo las de conceptos como “gastos diversos” por importes muy elevados, así como rebaja el peso de departamentos como bienestar social y medio ambiente. “Todo esto hace que el nuevo eslogan sea del todo incoherente: ni personas, ni sostenibilidad, ni transparencia son el fuerte de este proyecto de Presupuesto para el 2018 presentado por el tripartito PSOE, MES por Menorca y PODEMOS”.

Aumento del gasto en detrimento de bienestar social

Los Presupuestos del CIMe para 2018 contemplan un aumento de 3,5 millones de euros en gasto corriente y personal, lo que supone un 11,6% de subida, cuando el aumento del Presupuesto global ha sido del 9,9% respecto a 2017. Por lo tanto, se vuelve a ver como el aumento de ingresos se destina principalmente al gasto de personal y gasto corriente, por lo que “vemos que la prioridad del actual equipo de gobierno es aumentar la dimensión de la administración”, ha dicho Pilar Pons, quien ha añadido “que no creemos que esta sea la mejor línea a seguir para garantizar la sostenibilidad del Consell en los ejercicios futuros, puesto que resta margen de maniobra y de disponibilidad de recursos para poder destinar a políticas con efectos positivos para los ciudadanos”.

El departamento de Bienestar Social ve reducido su peso cuantitativo respecto de 2018, a pesar del aumento de casi el 10% del presupuesto global. Especialmente preocupa ver cómo se aplican recortes en programas tan importantes como el de política de género, con una reducción del 9,5%. O también el programa de drogodependencia, con un recorte de 8.000€ en las partidas dedicadas al médico y psicología. O en el programa de familia y promoción de la salud, donde el total del programa se reduce un 12% respecto de 2017. Podemos ver pues que “el primero ya no es la gente”.

Aumento de la partida de gastos sin determinar

El Partido Popular ha detectado un incremento desproporcionado de los gastos sin determinar, es decir, unos gastos distribuidos en prácticamente cada programa, sin destino específico, hecho que no propicia la transparencia que el equipo de gobierno publicita, por ejemplo, en su eslogan. Si este concepto sumaba en 2017 unos 200.000 euros, para el 2018 esta cifra supera los 500.000 euros. Este aspecto también es trasladable al concepto “estudios y trabajos”, si en 2017 la cifra aproximada era de 500.000 euros, en 2018 supera los 600.000 euros. No creemos que estos aumentos sean justificados.

En cuanto al apartado de inversiones, tampoco hay mucha novedades destacables, pero en cambio sí que se ve la incapacidad del equipo de gobierno de acometerlas y ejecutarlas, son muchos los ejemplos de inversiones que se repiten año tras año, puesto que no se han llevado a cabo en su momento: diferentes planes de dinamización, inversión por importe de 150.000 euros en la residencia de ancianos, en la casa de Menorca por importe de 80.000 euros, obras en el edificio del camí de Maó, entre otros muchos.